Caprichoso Cupido, que te lanzó aquella flecha de amor que te hizo enamorarte de un fotógrafo o una fotógrafa, sin avisarte de los efectos secundarios… Te contaríamos más, pero creemos que con 30 tendrás razones suficientes para decir “no, gracias” a un fotógrafo/fotógrafa que te pida salir.

Los 30 motivos son válidos para ambos sexos:

1.- No podrá darte la mano, que tendrá ocupada con su cámara, su trípode…

2.- En una cita romántica, cuando empiece a ponerse el Sol y tú pienses “ay… qué romántico…”, él abrirá la mochila, sacará la cámara, el trípode, empezará a medir la luz…

3.- Viendo una película, tú seguirás la trama. Él se ensimismará internamente pensando en los encuadres, la luz…

4.- Se quedará siempre con la mejor silla de la terraza para aprovechar y sacar fotos de gente que pasa, ya sea cerca o lejísimos

5.- Paseando, cuando le digas que por favor te haga una foto, no te la hará allí donde tú quieres. Te hará pararte donde diga y bajo la fuente de luz que diga, no entendiendo que tú desconoces dónde está ese lugar mágico

6.- Jamás volverás a comer un plato con buena pinta antes de que él lo haya fotografiado con su móvil (mientras éste se enfría)

7.- Se mosqueará cuando uno de tus amigos le diga “¿Qué cámara me puedes recomendar, que no sea muy cara pero que haga fotos bonitas”?

8.- ¿Ir con él a un museo? Error. Te morirás de aburrimiento mientras lo analiza ¡todo!

10.- Si ves que trabaja en una foto tuya en el ordenador y se queda mirando fijamente, debes saber que no lo hace porque tu belleza le cautiva. ¡Piensa en tu defectos y cómo disimularlos!

11.- Te sentirás utilizada. Te utilizará para aparentar que no va solo cuando fotografía a otras personas y la gente le mira…

12.- Olvídate de regalos (caros ni baratos). El dinero es sólo y únicamente para gastar en su equipo

13.- Olvida lo que es tomar una foto y seguir adelante. Ellos toman (mínimo) tres

14.- No podrás preguntarle si estás desfavorecida o algo más gorda sin que te responda que “él lo arregla con Lightroom”

15.- Si la foto no cumple con su idea, aunque tú salgas 100% guapa, esa foto no vale. Y no te la dará… Tenlo por seguro. Aparecer guapa si la foto no es buena, no es válido

16.- ¿Necesitas la foto que te hizo ayer para el perfil de tu Facebook. Olvídalo. Todo lleva su tiempo y la foto que tú quieres, tardará en llegar. Tiene que arreglar una foto de un pajarito antes

17.- A la casa le sobrarán habitaciones. Siempre estará en la que esté el ordenador

18.- Olvídate de conversaciones sin terminología fotográfica. Acostúmbrate a escuchar palabras cuyo significado desconocerás, y que él se enorgullecerá en explicarte para que caigas en sus redes fotográficas

19.- Ya puede empezar a interesarte lo retro. ¡Le encanta todo lo analógico!

20.- Pasará mucho más tiempo con otras personas que contigo y le invitarán a muchos más bautizos, comuniones y bodas que a ti

21.- La taza de café del bar nunca estará bien donde está. La moverá para fotografiarla

22.- No tendrá tiempo para responder tu wasap. Su teléfono sólo tiene la opción de retocar sus fotos del móvil en el último programa de edición del teléfono

23.- Te tocará ver películas muy aburridas, “pero con una dirección de fotografía impresionante”

25.- Lo que más les gusta de ti es tu cámara. Si no tienes, te hará comprarte una

26.- Cualquier conversación con otras personas se convertirá inmediatamente en detonante del plan del fin de semana -fotográfico- que viene

27.- Deberás acostumbrarte a que te enseñe todas las fotos que a él le gustan y a decir que sí, que son una pasada, aunque a ti no te lo parezcan. “Porque lo son”

28.- El día de solazo que a ti te encanta, le sabrá a poco. Donde esté un día nublado, que se quite todo lo demás

29.- Ah. Y olvídate de regalos que no sean una fotografía tuya en la que salgas bien (según ellos)

30.- Por último (por acabar en algún lado, ya que esta lista no terminaría nunca) debes saber que tus futuras preguntas “¿te ayudo en algo?” siempre serán dolorosas. Te dirá “sí, llévame el trípode” 😛