Estaba haciendo fotos como ésta:

… como tantos otros días en los tours de submarinismo que organiza y que estos días se centran en fotografiar la migración de la sardina, que atrae a tantos cetáceos…

Cuando pasó esto:

… Pero las ballenas no comen fotógrafos, por lo que tras cogerlo «confundiéndolo con una sardina», lo soltó inmediatamente.

Rainer Schimpf sobrevivió y seguramente sus tours fotográficos (Dive Expert Tours) serán todavía más exitosos 😉