La fotógrafa española Cristina García Rodero, desde 2009 miembro de pleno derecho de la agencia internacional de fotografía Magnum, primera mujer del mundo en conseguirlo será investida doctora honoris causa por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) el próximo 14 de noviembre de 2018.

Máximo exponente del documentalismo español, Cristina firma un trabajo apasionante, que comenzó a realizar en 1973, cuando era una estudiante de Bellas Artes de 23 años a la que concedieron una beca para desarrollar su idea: reflejar las fiestas de los pueblos de España. ¡Quién le iba a decir entonces a esta artista, “chiquitita”, como se define ella, pero gigante en talento, que su obra se convertiría en un referente fotográfico mundial!

Única fotógrafa española miembro de la prestigiosa agencia Magnum, no se creía lo suficientemente buena como para obtener aquella beca de Bellas Artes, necesaria para afrontar económicamente el trabajo que quería realizar. El inicio de su obra no habría tenido lugar en aquel mágico 1973 de no ser por su entonces pareja y por otra compañera de estudios, que confiaban más en su talento que ella misma. “Ya me presentaré a la beca el año próximo”, les decía. “Mi trabajo todavía no es tan bueno…”.

Pero gracias a ellos, se presentó y ganó. Vaya desde aquí nuestro agradecimiento a aquel jurado 😉

También hay que decir que la valentía que estuvo a punto de faltarle en aquel momento, jamás volvió a faltarle nunca. Cristina se mete en todas partes. Y cuando decimos en todas es en todas, como podréis ver en sus otros libros. Entre un chamán venezolano de una aldea recóndita, que puñal en mano pretende liberar del mal a quien va en busca de ayuda; en charcas de barro para fotografiar en primer plano espeluznantes rituales; en pleno Holi, rodeada de 80 millones de indios que llevan 16 años esperando para liberar de la reencarnación a sus antepasados… hasta en sesiones de sexo en directo del Salón de Barcelona.

Pasó esos 16 años recorriendo España, de pueblo en pueblo. Primero en autobús, pues no tenía carné. Después con su propio coche, lo que le facilitó mucho la labor logística…

Nos contaba que era una época en la que, por supuesto, no había Internet. Obtenía la información a cuentagotas. Llamando a los párrocos de las iglesias, a las tabernas… y como última opción a los cuarteles de la Guardia Civil de las localidades que se disponía a visitar, para saber las fechas, horas y lugares exactos en los que se debía acudir cámara en mano. Y allí que se presentaba como “forastera”, en los pueblos de una España en la que que una mujer llegara a un bar de un pueblo preguntando por las fiestas suponía ser tachada de chica fácil, como nos contaba. Se las ingeniaba para dormir en casas de vecinos, pues en muchos pueblos no había siquiera hostales. Y se metía en el epicentro de las fiestas, logrando estas instantáneas únicas que podéis ver en su libro, aquí en Fotogasteiz.

Así será la celebración del 14 de noviembre de 2018

El acto se celebrará en el Campus de Ciudad Real bajo la presidencia del rector, Miguel Ángel Collado. El mismo día y en el mismo espacio, se podrá ver una exposición con obras de la homenajeada. En la jornada previa, la artista mantendrá un encuentro con la comunidad universitaria en la Facultad de Letras.

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) celebrará el 14 de noviembre, en el Paraninfo Luis Arroyo del Campus de Ciudad Real, la ceremonia de investidura como doctora honoris causa de la reputada fotógrafa manchega Cristina García Rodero (Puertollano, 1949). Ella será la primera mujer en incorporarse al claustro de doctores de la institución académica.

García Rodero recibirá la distinción a propuesta del Centro de Estudios de Castilla-La Mancha de la UCLM, tras ser aprobada por el Consejo de Gobierno en su reunión de 20 de abril de 2017 en reconocimiento a su papel como embajadora del ámbito de las Humanidades en el mundo de la comunicación, la creación y la investigación visuales, y por su contribución a la difusión del patrimonio cultural y su proyección internacional.

En la ceremonia de investidura como honoris causa, que presidirá el rector de la UCLM, Miguel Ángel Collado, Cristina García Rodero tendrá como padrinos al historiador y exdirector del Centro de Estudios de Castilla-La Mancha Isidro Sánchez, y a los profesores de la UCLM María Rubio y Rafael Villena. La lectura de la laudatio correrá a cargo de la directora del Centro de Estudios de Castilla-La Mancha Esther Almarcha.

Como actividades complementarias al acto de investidura, el día de antes, el martes, 13 de noviembre, la artista mantendrá por la tarde un encuentro con la comunidad universitaria en la Facultad de Letras. Además, el día 14, en el vestíbulo del Paraninfo Luis Arroyo, se expondrá una muestra de la obra de García Rodero.

Reseña profesional

Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, Cristina García Rodero comenzó su carrera docente en 1974 dando clase de Dibujo en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid. En 1983 pasaría a impartir clases de fotografía en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, actividad que ejerció hasta 2007 y que compatibilizó con la creación fotográfica, a la que llegó tras obtener una beca de la Fundación Juan March y que la llevó a inmortalizar los ritos y fiestas populares de nuestro país. En el año 2009 García Rodero se convertía en el primer fotógrafo español que ingresaba en la Agencia Magnum y en 2013 era elegida académica numeraria de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Su labor artística y profesional se ha visto reconocida con un gran número de premios y distinciones nacionales e internacionales, desde el Premio Planeta de Fotografía (1985), el World Press Photo en la categoría de Arte (1993), el Nacional de Fotografía del Ministerio de Cultura (1996), la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (2005), el Premio PHotoEspaña (2017), el Premio de las Artes y de la Ciencia Castellano-Manchegos del Mundo (Premio de Artes Plásticas, 2008) o la Medalla de Oro de Castilla-La Mancha (2016), entre otros.

Su obra, en gran parte, refleja el interés de la autora por la fiesta, lo popular y el paso del tiempo. Sus colecciones están presentes en diferentes centros de España y del extranjero, y desde el pasado mes de septiembre el museo municipal de Puertollano lleva su nombre.