Nuestra amiga fotodonostiarra Ángela Redondo nos recomienda a los fotogasteiztarras que tengamos idea de ir a Donosti antes del 22 de febrero de 2017 visitar la expo fotográfica que alberga la sala Kubo-Kutxa del Kursaal, que recupera la obra de un fotógrafo que fotografió la ciudad de San Sebastián en una de sus épocas doradas: Ricardo Martín.

Así fueron los años 20 en Donosti

Ricardo Martín inició su carrera profesional en 1914, cuando las revistas gráficas estaban en su máximo auge. Instaló su estudio fotográfico en la calle Fuenterrabía de San Sebastián, inaugurado con posteridad, en abril de 1915, con el nombre de Photo-Carte.

Ricardo Martín y sus colaboradores recorrían día a día la playa y los lugares de referencia. Sus fotografías daban cuenta de las últimas tendencias en la moda, mujeres posando con sus novedosos trajes de baño.

No eran instantáneas casuales, buscaban la distinción en sus imágenes. La Avenida de la Libertad, el Paseo de la Concha y sobre todo la esquina del Hotel Londres y de Inglaterra, se convirtieron en sus escenarios.

Ricardo Martín fue un “todo terreno”, acogido a una experimentación permanente. Era un reportero que dejó miles de testimonios, de retratos anónimos, de accidentes, de alegrías y tristezas. Martín transitaba por la ciudad, sus paseos, sus playas, las fiestas de sus barrios y también las dedicadas a los veraneantes.

La exposición Ricardo Martín, fotógrafo y espectador, no se desarrolla de manera cronológica sino temática, incidiendo en los temas y aspectos que hacen único a este autor. En el recorrido se pone de manifiesto cómo vio Ricardo Martín la sociedad convulsa que lo rodeó, la importancia de los observadores en sus fotografías, lo hipnótico de las masas de gente, el gentío que tanto le gustaba retratar.

En un evocador texto, Lee Fontanella describe a Ricardo Martín como ubicuo ya que pareciera estar en todos los acontecimientos acaecidos en esa época, moviéndose con naturalidad entre distintas clases sociales.

— · —