¿Imagináis lo que se debe sentir después de pasar seis años acudiendo día tras día a un mirador de aves como el que tenemos en Salburua en busca de la foto perfecta de un martín pescador alimentándose y lograrlo? Lo sabe el fotógrafo Alan McFayden, que lleva desde el año 2009 tratando de conseguir la imagen perfecta de un martín pescador entrando al agua y finalmente ha logrado su objetivo.

El perseverante McFayden empleó 4.200 horas y 720.000 fotos hasta que captó “el instante exacto en el que el martín pescador está penetrando el agua y que a la vez no muestre ningún splash”, que era lo que quería inmortalizar.

Buscaba una composición simétrica por lo que, además del pájaro, el fotógrafo debía estar en el lugar correcto en el momento adecuado.

El martín pescador común2 o alción (Alcedo atthis) es una especie de ave coraciiforme de la familia Alcedinidae, que habita en lagos y ríos de Europa, África y Asia.

Su alimentación básica la componen los pequeños peces que divisa desde las ramas bajas de un árbol o un arbusto. Luego, se zambulle rápidamente con el pico por delante y los ojos cerrados, y captura a su presa con una altísima tasa de éxito. Tras la captura, retorna a su puesto anterior, donde la traga de una pieza. En otras ocasiones maniobra velozmente sobre la superficie del agua, buscando un lugar más propicio para sumergirse. Todo esto sería imposible sin sus potentes músculos alares y de la base del cuello.

Ocasionalmente, si la zona de pesca no dispone de posaderos adecuados, el martín se suspende en el aire al acecho, aleteando vigorosamente y manteniendo la cabeza quieta, de una manera similar a la utilizada por el cernícalo vulgar.

Aproximadamente el 65 % de su dieta se compone de pescado. La complementa con insectos acuáticos, pequeños crustáceos y renacuajos, a los que captura con la misma técnica. Es frecuente que emita un estridente sonido similar a un chiii o tiiit mientras pesca.

Debido a su método de pesca, el martín pescador común necesita de la presencia de densa vegetación fluvial junto al agua, además de que ésta sea pura y cristalina, por lo que tolera bastante mal la contaminación del agua. Ésta, además de las olas de frío ocasionales que congelan la superficie del río impidiéndole pescar, son las principales causas de mortandad en esta especie.