La primera misión china con destino a la Luna, cuya misión es rodear este satélite y regresar de vuelta el viernes 31 de octubre, está enviando unas fotografías espectaculares de la Tierra y la Luna juntas.

Este viaje por el espacio busca probar las tecnologías que en un futuro se podrían usar para un viaje tripulado de ida y vuelta.

La sonda partió el 27 de octubre de 2014 a bordo de un cohete Larga Marcha que despegó a las 11.30 horas de la base de Xichang.

Denominada misión 4M, es un proyecto desarrollado por LuxSpace, una firma con sede en Luxemburgo.

4M ha sido emplazada sobre una plataforma de la última fase del cohete chino.

Transmitirá de forma continua información sobre la radiación en la frecuencia 145.980 mhz, y su señal podrá ser decodificada por radioaficionados de todo el mundo, que podrán participar en un concurso.

mision-china

Si todo va según lo previsto, la nave espacial Chang’e 5-T1 pasará con su huesped 4M alrededor de la Luna y de regreso a la Tierra lanzará una cápsula de prueba que atravesará como un bólido la atmósfera de nuestro planeta el 31 de octubre.

El objetivo principal es probar la tecnología que podría conseguir muestras de polvo lunar y rocas para su envío a la Tierra, objetivo de la misión Chang’e 5 de China, que está programada para 2017.