Teo tiene 89 años, unas fotos espectaculares y mucho que contar. Lo hará este viernes 14 de junio de 2019 en la visita guiada que ofrecerá en la Sala de Cultura de la localidad guipuzcoana de Elgoibar, donde expone su obra fotográfica a partir de ese día y hasta el 29 de junio.

‘Teo, una mirada desconocida’. La obra de Teo Martínez brilla como uno de los mayores descubrimientos de la fotografía española en los últimos años. Su particular mirada, tierna y ácida a la vez, había pasado desapercibida dentro de la producción diaria de un rotativo de provincias. No ha sido hasta recientemente, cuando su archivo ha vuelto a ver la luz y ha sido reevaluado, años después de que su autor hubiera guardado cuidadosamente sus negativos en cajas de puros, que el genio fotográfico de Teo, con un instinto natural para la composición y el comentario social, ha encontrado su justa valoración como uno de los autores más notables de la época que va de los 50 a los 70 del pasado siglo. Sin nada que envidiar a sus compañeros de generación más famosos, pero al margen de cualquier escuela desde el reducto de su ubicación periférica, ahora sobresale como una visión fresca, inédita y descarnada de la España que le tocó vivir.

Teo Martínez Gorrachategui (Logroño, 1930), tras infancia marcada por la Guerra Civil y la postguerra, se hace electricista profesional y ciclista aficionado. Se interesa por la imagen en los años 50 y aprende sus rudimentos a través de un sencillo manual llamado «Cómo aprender a hacer fotografías» (al coste de dos pesetas). Adquiere una Kodak Retina de tres mil quinientas, todo un lujo pagadero en plazos de cincuenta pesetas que se irá liquidando a base de meter horas los domingos en la central eléctrica. Con poco más que esto y un cubo surge una nueva industria.
Ha nacido Foto Teo. Fotografía ciclistas mientras aprende, conforme pasa el tiempo fotografía motoristas. Pronto sus ingresos como fotógrafo le permiten dedicarse a ello con exclusividad. Enseguida una carambola le permite hacerse con el puesto de reportero titular en La Gaceta del Norte, que acaba de abrir delegación en La Rioja.

Más adelante hace los encargos fotográficos de Europa Press. Abre su propia tiendecita de material fotográfico. Teo entró en la fotografía de prensa con una presencia y unas maneras poco habituales en su tiempo. Siempre se situaba donde no estaban el resto de sus compañeros, a este hombre no le valía la toma frontal y el golpe de flash, siempre quería dar su opinión; y ésta normalmente se situaba al otro lado de “lo corriente”.