“Para FotoGasteiz, con el deseo de que sus alumnos se formen y amen la fotografía y la compartan para aprender y disfrutar. Con cariño, Cristina G. Rodero. Bilbao. 21 de mayo de 2016″.

Es la frase que desde este sábado reza en la segunda página de nuestro ejemplar de la primera edición de su obra ‘España Oculta’ (cuyo éxito ha alcanzado las 13 ediciones), que tenemos en nuestra biblioteca, a vuestra disposición. Para que lo hojeéis, ojeéis, disfrutéis y comentéis.

Máximo exponente del documentalismo español, Cristina firma un trabajo apasionante, que comenzó a realizar en 1973, cuando era una estudiante de Bellas Artes de 23 años a la que concedieron una beca para desarrollar su idea: reflejar las fiestas de los pueblos de España. ¡Quién le iba a decir entonces a esta artista, “chiquitita”, como se define ella, pero gigante en talento, que su obra se convertiría en un referente fotográfico mundial!

Única fotógrafa española miembro de la prestigiosa agencia Magnum, no se creía lo suficientemente buena como para obtener aquella beca de Bellas Artes, necesaria para afrontar económicamente el trabajo que quería realizar. El inicio de su obra no habría tenido lugar en aquel mágico 1973 de no ser por su entonces pareja y por otra compañera de estudios, que confiaban más en su talento que ella misma. “Ya me presentaré a la beca el año próximo”, les decía. “Mi trabajo todavía no es tan bueno…”.

Pero gracias a ellos, se presentó y ganó. Vaya desde aquí nuestro agradecimiento a aquel jurado 😉

También hay que decir que la valentía que estuvo a punto de faltarle en aquel momento, jamás volvió a faltarle nunca. Cristina se mete en todas partes. Y cuando decimos en todas es en todas, como podréis ver en sus otros libros. Entre un chamán venezolano de una aldea recóndita, que puñal en mano pretende liberar del mal a quien va en busca de ayuda; en charcas de barro para fotografiar en primer plano espeluznantes rituales; en pleno Holi, rodeada de 80 millones de indios que llevan 16 años esperando para liberar de la reencarnación a sus antepasados… hasta en sesiones de sexo en directo del Salón de Barcelona.

Pasó esos 16 años recorriendo España, de pueblo en pueblo. Primero en autobús, pues no tenía carné. Después con su propio coche, lo que le facilitó mucho la labor logística…

Nos contaba que era una época en la que, por supuesto, no había Internet. Obtenía la información a cuentagotas. Llamando a los párrocos de las iglesias, a las tabernas… y como última opción a los cuarteles de la Guardia Civil de las localidades que se disponía a visitar, para saber las fechas, horas y lugares exactos en los que se debía acudir cámara en mano. Y allí que se presentaba como “forastera”, en los pueblos de una España en la que que una mujer llegara a un bar de un pueblo preguntando por las fiestas suponía ser tachada de chica fácil, como nos contaba. Se las ingeniaba para dormir en casas de vecinos, pues en muchos pueblos no había siquiera hostales. Y se metía en el epicentro de las fiestas, logrando estas instantáneas únicas que podéis ver en su libro.

Este fin de semana, en la feria fotográfica Bilbao Photo Experience tuvimos la suerte de conocerla. A ella, a su pasión por la fotografía, por retratar en imágenes la España que estaba a punto de cambiar. Cristina es tan buena persona como fotógrafa, o sea que imaginaros. Fue un flechazo. Amor a primera vista.

Compartimos con vosotros las fotos que tomó vuestro profe desde segunda fila. No nos pusimos en primera porque no se podía 😛

Al acabar la charla no pudimos evitar acercarnos, confesarle nuestra admiración y pedirle que os dedicara el libro a todos. Para la posteridad.

Si lees esto, GRACIAS CRISTINA.

_DSC8974

_DSC8967

_DSC8900

_DSC8914