Un día como hoy, 41.000 niñas están siendo obligadas a casarse en países como Afganistán, Guatemala, Nepal, India, Etiopía, Tanzania y Yemen y 43 más. Una cada dos segundos. Para denunciarlo, la afamada fotógrafa de la Agencia VII y National Geographic Stephanie Sinclair visitó estos lugares y se introdujo en sus culturas logrando tomar 34 fotografías testimoniales que hoy son una exposición fotográfica que ha dado la vuelta al mundo cosechando decenas de premios.

Las protagonistas de la muestra ni siquiera han alcanzado la pubertad.

Denonimada ‘Demasiado Joven para Casarse’ (Too Young to Wed), la serie forma parte de la campaña de UNFPA a nivel global que busca generar conciencia acerca del matrimonio en la infancia y adolescencia, apoyar a las niñas que ya están casadas y detener esta práctica, evitando que durante la próxima década 142 millones de niñas más sufran la misma suerte y ninguna tenga que pasar el calvario sufrido por Nujood Ali (en la siguiente imagen, con un pañuelo rosa), yemení de 10 años a quien la fotógrafa conoció en 2008 cuando la pequeña se acaba de divorciar.

too-young-to-wed-1

La habían casado a los nueve años con un hombre de treinta que durante los dos primeros meses de matrimonio la violó y pegó hasta que la menor logró huir. Llegó a un juzgado, pasó un día entero intentando que alguien la escuchara y terminó consiguiendo el divorcio. Tanto el agresor como el padre de la pequeña fueron detenidos pues.

El matrimonio con niñas menores es una práctica generalizada si bien es ilegal en la mayoría de países. Muchas de ellas intentan quitarse la vida prendiéndose fuego pues estas bodas a los 9, 10, 11 años les generan un fuerte trauma, como denuncia la fotógrafa, conocedora de los casos.