El artista vitoriano Jon Gorospe expone hasta el 11 de enero de 2015 en la Sala Jovellanos de Montehermoso su proyecto audiovisual compuesto por 8 fotografías y 2 películas HD ‘Environments’, donde muestra la manera en que nos aproximamos a la ecología, que define en lo fundamental el modo en que hoy construimos la ideología, en el sentido clásico de una forma ilusoria de pensar y percibir la realidad, pues la ideología se refiere a problemas muy reales, pero los mistifica.

El origen de este proyecto podría contarse como se cuenta un cuento corto y se hace una pregunta. El cuento: Una civilización, en un momento dado de su evolución, comienza a negar el desecho que produce. Y lo niega con la tenacidad de quien –en el bloqueo psicológico que sigue a una catástrofe– es incapaz de asimilar lo sucedido. Sin embargo, muy pronto se evidencia que dicha negación actúa con rodeos, con estructura y con sus propios resortes. Resortes que vuelven opaco el lugar del siniestro e invisibilizan los desperdicios.

De esta manera, la opacidad acaba convirtiéndose en el mecanismo predilecto de la negación: es la retórica y la estética del no. Se opaca aquello que no se asume. Como en la culminación de un truco óptico, asistimos a la desaparición de lo traumático en forma de camuflaje, esto es, de ideología. Si uno mira, no se ve; si uno intenta imaginarlo, no puede.

Acercarse a los vertederos, a las plantas de reciclaje, a los cementerios nucleares o a unas bolsas de basura es acercarse al gran museo de la negación, al repertorio más completo del ocultamiento.

Y la pregunta: Una pregunta que es un acicate y un desafío: ¿cómo acercarse a esos espacios marcados por el tabú y mirarlos no solo con fascinación sino también con la más ingenua perplejidad?, ¿cómo mirarlos con la fragilidad, el asombro e incluso el fervor previo con que miramos lo que entendemos como hermoso?