El Oscar a la Mejor Fotografía de las películas estrenadas en el año 2016 ha sido entregado en la madrugada de este domingo 26 al lunes 27 de febrero de 2017 a Linus Sandgren, director de Fotografía de La La Land, como apuntaba gran parte de las quinielas, por su maravilloso color, encuadres y movimientos de cámara. ¿La habéis visto?

Su trabajo de director de cine le había valido una veintena de premios por la fotografía de esta peli, pero le faltaba el Oscar, con el que ha esta hora debe estar disfrutándolo en alguna fiesta en Hollywood…

Es el primer Oscar que Linus recibe el cineasta en su carrera. La Academia de Hollywood le ha querido premiar por su trabajo realizado en el filme de Damien Chazelle, que también se ha llevado su estatuilla e imaginamos que está con Linus celebrando el doblete director-director de foto, que esperamos que vuelva a repetirse, y repetirse, y repetirse… ¡Porque juntos, suman! ¡Y porque de eso se trata!

Daniel se enamoró del trabajo de Linus en La gran estafa americana (2013). Sus movimientos de cámara le cautivaron, como le ha ocurrido ahora a la Academia.

La La Land es más que una peli-musical. Es como una película de los Hermanos Marx, auténticas maravillas ralentizadas por los momentos musicales…

Fue rodada en Super 35mm anamórfico 2.55: 1. De ahí los colores tan característicos, la deformación de las esquinas en barrilete, el viñeteado… provocado por las lentes adaptadas para el rodaje de esta película. Pidieron un 40 mm con el que se pudiera enfocar más cerca de lo normal.

Y la luz es un protagonista más en esta peli de excelente fotografía. Natural al comienzo de las escenas, y teatral cuando los protagonistas humanos comienzan a cantar o ‘sueñan’… ¡Si no la habéis visto aún, corred a hacerlo! ¡No queremos ‘destripar’ nada más!

Zorionak Linus!!

Y Zorionak al resto de ganadores de esta multinominada, multipremiada y multiretwiteada obra! (¡y al resto también! Zorionak denoi!)