El fotógrafo y publicista barcelonés Leopoldo Pomés ha sido nombrado a sus 87 años de edad Premio Nacional de Fotografía 2018.

Suyas son las icónicas fotografías de la artista Margit Cocsis Kerkhoeven a lomos de un caballo grabadas en el memoria colectiva o las primeras fotos de las burbujas doradas que felicitaban la Navidad a los españoles.

Este martes 2 de octubre de 2018, el Ministerio de Cultura y Deporte le ha concedido “por unanimidad” el Premio Nacional de Fotografía 2018 dotado con 30.000 euros.

Entre otros motivos, le han hecho ganador el haber “erotizado” a un país y haber “participado en la configuración de nuestro imaginario colectivo, introduciendo un nuevo lenguaje fotográfico dentro de la publicidad, con una mirada renovada a la sociedad de su época” y por “su contribución a la historia de la imagen en España, con una trayectoria, vinculada en sus inicios a la vanguardia artística del grupo Dau al Set y AFAL, y siempre comprometida con la modernidad”.

Biografía

 

Nació en barcelona en 1931.

Hizo su primera foto a los 15 años (año 1946).

En 1955 hizo su primera exposición en las Galerías Layetanas de Barcelona, en la que presentó una serie de retratos que crearon polémica, siendo muy bien valorada por los pintores del Dau al set que eran los modelos en algunos de esos retratos.

Su participación en la revista AFAL junto a otros fotógrafos de vanguardia, le dio a conocer a nivel nacional.

Su fotografía estaba dotada de un estilo muy personal, pero poco a poco fue decantándose hacia la producción audiovisual en publicidad.

En 1961 fundó con Karin Leiz el Studio Pomés con el cual se dio a conocer como fotógrafo de publicidad y poco después entró como director creativo en la agencia de publicidad Tiempo.

Sin embargo han sido sus casi 3.500 spots y 40 documentales institucionales los que han hecho de Pomés una figura reconocida popularmente. Sus trabajos más conocidos son las campañas para bodegas terry y la creación de la burbuja Freixenet (es el director publicitario del grupo Freixenet). También ha desarrollado anuncios para otras marcas.

Junto a Víctor Sagi dirigió el espectáculo de apertura de la Copa Mundial de Fútbol de 1982 en la sede de Barcelona.

Fue elegido para crear la campaña de imagen de la candidatura de Barcelona por organizar los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

Aunque dedicado principalmente a la publicidad, también son muy conocidos sus retratos de relevantes artistas de diversas disciplinas (Tàpies, Joan Ponç, Modest Cuixart y el poeta Carl Brossa, Moisés Villèlia y Eduardo Chillida, el pintor Antonio Saura y Gabriel García Márquez).

Ha sido galardonado con los premios:
León de Oro, en el Festival de Venecia
Primer premio en el Festival de Cannes
Premio Rizzoli, de 1966 a 1969
Premio Mejor Fotografía de Cine Español por Ensalada Baudelaire
Premi Nacional d’Arts Plàstiques de la Generalitat de Catalunya
Medalla d’Or al Mèrit Artístic de l’Ajuntament de Barcelona
Creu de Sant Jordi, 1999