Al igual que el Museo Thyssen de Madrid, que tomó la decisión en un intento de proteger las obras de arte de la pinacoteca del Paseo del Prado, la National Gallery de Londres, el Coliseo de Roma, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, el Palacio de Versalles, el Palacio de Versalles y la Ciudad Prohibida de Pekín también han prohibido a los visitantes entrar con el palo que se engancha a la cámara de fotos o al móvil para hacerse autoretratos.

La National Gallery de Londres ha clasificado los palos selfie como trípodes, instrumento que ya estaba prohibido según las reglas de la institución.

El resto, directamente los ha prohibido.

El Louvre todavía no se ha pronunciado al respecto, si bien está barajando su prohibición.