Los fotógrafos rusos Vadim Mahora y Vitali Raskalovym han arriesgado su vida y se han enfrentado a importantes multas para lograr estas instantáneas que, aunque ‘ilegales’, queremos compartir con vosotros, para que veáis algunos de los principales monumentos del mundo desde otro punto de vista.