Este proyecto comenzó en 2014, tras la compra de una cámara forense ‘preparada’ para registrar el espectro de luz no visible para los humanos, desde la ultravioleta hasta la infrarroja.Con la ayuda de un filtro que neutraliza la luz blanca y la ultravioleta de 680 nanómetros, la cámara registra el espectro de luz blanca más cercano a la infrarroja y la luz reflejada infrarroja.Tras un balance de blancos adecuado y una inversión de canales azul-rojo, la vegetación y los elementos de color verde aparecen ‘encendidos’ en un intenso dorado.

El 21 de octubre de 2010 Vitoria-Gasteiz fue designada por la Comisión Europea como Capital Verde Europea 2012. El galardón supuso el máximo reconocimiento a más de treinta años de propuestas e iniciativas respetuosas con el medio ambiente y a un compromiso de políticas de desarrollo sostenible.

Esta serie pretende destacar esos elementos ‘verdes’ dentro de Vitoria-Gasteiz, por encima del resto, algo que en la fotografía tradicional podría pasar desapercibido.

Evidenciar lo orgánico sobre lo inorgánico, y utilizar el color como ‘desenfoque’ selectivo de una realidad que normalmente pasa desapercibida a nuestros ojos.

EQUIPO UTILIZADO:

Cámara: Fujifilm IS pro (montura Nikon).

Se trata de una cámara digital lanzada en 2007, basada en el modelo Fujifilm S5 Pro, cuyo chasis fue fabricado por Nikon (con el cuerpo de una Nikon D200) pero a la que Fujifilm le instaló el sensor y el software.

Esa es la razón por la que utiliza objetivos Nikon.

La S5 Pro fue una máquina profesional muy buscada y muy apreciada en su fecha por su alto rango dinámico, sus característicos revelados Fujifilm y por producir tonos de piel suaves. Tanto es así, que hoy en día sigue siendo la cámara social mejor valorada entre los profesionales de todos los tiempos.

En el caso de la cámara que nos ocupa, la IS Pro, se trata de una S5 Pro modificada de fábrica, con el mismo cuerpo y sensor pero que, a diferencia de ésta y el resto de cámaras digitales convencionales, no tiene filtro ultravioleta ni infrarrojo en el sensor.

Al no llevar ese filtro, la cámara puede registrar aproximadamente entre los 1000 y los 380 nanómetros (luz infrarroja, luz blanca y luz ultravioleta).

Cuando hacemos una fotografía con esta cámara registramos las tres luces a la vez. Con las cámaras convencionales también pero, al llevar el filtro, solo vemos registrada la luz blanca, que es la luz visible para el ojo humano.

Para poder hacer este tipo de fotografía se acopla un filtro que neutraliza todas las luces por debajo de los 680nm. Aunque hay otros filtros más restrictivos como los de 720nm o los de 850nm, etc.

Aunque aquí se le da un enfoque artístico, lo cierto es que esta cámara salió al mercado como una cámara digital forense y médica, con la idea de poder fotografiar fluidos en escenarios criminales o con aplicaciones científicas.

Objetivos:

· Nikkor 12-24mm f4 AF-S IF G DX

· Nikkor 24mm 1.4 AF-S G

· Nikkor 24-70 2.8 AF-S G

· Sigma 85mm 1.4 EX

Filtro:

· Zomei IR 680nm ø77mm

No se han utilizado trípodes ni monopies en esta serie.

DESAFÍOS:

La fotografía infrarroja es técnicamente mucho más compleja que la fotografía tradicional, ya que aúna todos y cada uno de los procesos de ésta pero añade algunos más.

· Equilibrio de blancos:

El principal problema en este tipo de fotografía pasa por conseguir un equilibrio de blancos adecuado. Esto hoy en día es un poco más sencillo con accesorios como Expodisc, que permite hacer una personalización con el filtro de infrarrojo ya colocado en la cámara.

Con todo, hacer una serie en la que la vegetación consiga un color similar en condiciones de luz tan dispares como las encontradas en invierno y en verano es muy laborioso.

Tomar una fotografía en infrarrojo implica tener una imagen con mucho por hacer en el ordenador hasta conseguir una fotografía que el ojo humano pueda interpretar como correcta.

· Hot spot:

No todos los objetivos fotográficos son válidos para hacer este tipo de fotografía porque ‘queman’ la zona central de la imagen, en un efecto que se conoce como Hot Spot (punto caliente).

Antes de empezar a utilizar un objetivo en el proyecto se debe comprobar primero si sirve para tal efecto.

· Distancias de enfoque:

En fotografía infrarroja las distancias de enfoque no coinciden con las distancias de enfoque bajo la luz blanca. El problema reside en que al enfocar, lo hacemos en la luz blanca (que es la que ve el ojo humano) pero cuando vemos la imagen, la profundidad de campo arrojada por dicha distancia de enfoque no coincide, de hecho, comienza varios metros por detrás (back focus).

La mejor alternativa consiste en calcular la distancia hiperfocal. Para los que no lo sepan, es la distancia de enfoque con la que, en función de una distancia focal, una apertura de diafragma y un tamaño de sensor, conseguir la mayor profundidad de campo posible.

La parte negativa de hacer uso de esto, es que limita bastante la creatividad fotográfica, si todas las fotografías deben tener a foco todos sus elementos.

Es por ello que, si se desea conseguir desenfoques, se pierden muchas fotografías, si no se tiene en cuenta esa diferencia entre luces y aunque se tenga, ya que se debe calcular ‘a ojo’.

· Ruido digital y detalle

Aunque la Fujifilm S5 Pro fue una gran cámara profesional en su lanzamiento, ya han pasado casi ocho años. Su ISO máximo es de 3.200 y sus archivos son de 12 megapíxeles, mientras que la mayoría de las cámaras de hoy día alcanzan valores ISO de 12.800. De hecho, la cámara Nikon equivalente a la D200 (que es en la que se fundamenta la S5 Pro) ha salido recientemente a la venta: la Nikon D500, cuyos valores de ISO alcanzan los 51.200 con 21 megapíxeles.

Por ello, hacer uso de esta cámara limita mucho, hoy día, el ruido y el nivel de detalle de las fotografías, que necesita de revelados específicos por capas en Adobe Photoshop.

Cada fotografía de este proyecto lleva un revelado único y específico de entre media hora y 45 minutos, solo para conseguir que el balance de blancos, sus luces, su nitidez y su ruido alcancen los estándares actuales.

 

Anuncios